Hiroshima y Nagasaki, la verdad oculta