Adal se entrega, humilla, tortura y después dice que fue un juego